top of page
entierro 2_edited.png
entierro 2.png

RESUELVE TRAUMA, DEPRESIÓN, ADICCIONES, DUELO,
TRASTORNOS ALIMENTICIOS Y EXPANDE TU CONCIENCIA

iboga-vs-aya-effects-body.jpg
entierro 2.png

Debido a su capacidad distintiva para restablecer las vías neuronales dañadas por el trauma, el duelo y la adicción, y su capacidad para inducir al cerebro a devolver la producción de dopamina y serotonina a los niveles basales previos al desequilibrio, esta es probablemente la herramienta más profunda y efectiva para hacerlo.

TERAPIA CON IBOGAÍNA

PRÓXIMAS FECHAS 2024

Duración:

Tres días

 

Reserva:

Ponte en contacto para consultar disponibilidad y programar fechas para tu cita .

Lugar:
Tulum, QuintanaRoo. México

CONTACTO AQUI

IBOGAÍNA

La ibogaína es un extracto natural derivado del arbusto de Iboga, autóctono del África centro-occidental. Renombrada entre los usuarios experimentados de psicodélicos, es considerada el enteógeno más potente a nivel mundial. Originalmente empleada por la tribu Bwiti en África para la iniciación a la adultez hace miles de años, la ibogaína puede ahora ser utilizada para avanzar en el estado de ser de una persona.

¿CÓMO FUNCIONA?

La ibogaína produce un fenómeno similar a un sueño. (Sueño lucido) Las personas que la toman a menudo describen la experiencia como un carrusel de diapositivas de sus vidas, viendo eventos desde una perspectiva de tercera persona y reevaluando esos recuerdos de una manera diferente.

Este aspecto único de la ibogaína ofrece un vistazo a lo sagrado, permitiendo claridad en un ámbito de exploración y autorreflexión. Interrumpe momentáneamente el ciclo habitual de pensamiento, permitiendo realizar un extenso trabajo interno en un período notablemente breve.

Además, se sabe que la ibogaína posee cualidades terapéuticas y se ha empleado para ayudar a las personas a superar la adicción, la depresión, ansiedad, duelo, desordenes alimenticios, y otros problemas de salud mental. En varios casos, la ibogaína ha ayudado a las personas a vencer batallas personales y descubrir un sentido más profundo de tranquilidad y propósito en sus vidas.

La ibogaína posee una cualidad milagrosa para propósitos psicoespirituales, transformando muchas vidas de manera profunda. No es necesario tener un problema para explorar tu conciencia y profundizar tu crecimiento interior.

 

Aunque la mayoría de los testimonios son de personas que se curan de adicciones, esto se debe principalmente a que aquellos que buscan la ibogaína para el tratamiento de adicciones a menudo enfrentan una decisión de vida o muerte, eligiendo entre la devastación de la adicción o la salvación a través de la ibogaína. Por lo tanto, estos testimonios son más prevalentes. Sin embargo, las profundas percepciones y la trascendencia que la ibogaína ofrece a los buscadores internos son igualmente extraordinarias, aunque a menudo se comparten menos con el mundo. La profundidad de la transformación y la comprensión que aporta no tiene comparación.

No obstante, los beneficios espirituales varían según factores como el individuo, la dosis, el entorno y el estado mental. Es crucial abordar el uso de la ibogaína con respeto y apreciación, reconociéndola como una sustancia poderosa capaz de ejercer una influencia sustancial en la vida de uno.

Las personas que han experimentado sesiones con ibogaína comúnmente la describen como la experiencia más intensa de sus vidas, pero notablemente suave. A diferencia del LSD y otros sintéticos, la ibogaína no abruma a los usuarios, y no se reportan ataques de pánico ni brotes psicóticos durante la terapia. Hasta la fecha, nadie ha reportado daños por una sesión de ibogaína; el resultado más adverso es pasar la sesión resistiendo pensamientos y esperando que la sustancia salga del cuerpo.

INTEGRACIÓN

Sin embargo, no es una solución mágica. El factor clave es la intención del individuo. Si el deseo es la libertad del sufrimiento, la ibogaína puede ser beneficiosa. Sin embargo, si persiste el apego al dolor, la ibogaína puede ofrecer solo un alivio temporal.

A menudo, el abuso de sustancias, los problemas mentales o incluso físicos tienen raíces espirituales o emocionales, y la terapia con ibogaína facilita el cierre, la aceptación, el alivio y el crecimiento espiritual. Como un programa de tratamiento antiadicción altamente efectivo, la ibogaína aborda todo el espectro de la enfermedad. Utilizada correctamente, promueve un crecimiento espiritual radical, resolviendo problemas sociales, emocionales y ciertos problemas patológicos. Fundamental para un restablecimiento exitoso de la vida es la disposición a hacer el trabajo posterior, integrando la experiencia a través de acciones intencionales que configuran un proyecto de vida, planes de acción y estrategias que cambian la forma en que vivimos y nos relacionamos con nosotros mismos, con los demás y con la vida en general.

EL PROBLEMA REAL ES LA MENTE

Es importante mencionar que la adicción no se trata solo de dejar las sustancias. Así como las personas se apegan a las sustancias, también se aferran a ideas, recuerdos, duelos, rutinas, hábitos y emociones, lo que puede llevar a formas insatisfactorias de vivir. Los bloqueos provienen de las formas equivocadas en que la mente interactúa con la vida. La ibogaína permite romper estas prisiones mentales, permitiendo a las personas disfrutar de la vida nuevamente.

RESTABLECER LAS VÍAS NEURONALES

Debido a su capacidad distintiva para restablecer las vías neuronales dañadas por la adicción y su capacidad para inducir al cerebro a devolver la producción de dopamina y serotonina a los niveles previos a la adicción, la ibogaína resulta altamente efectiva en el tratamiento de la adicción a las drogas y al alcohol. En el contexto de la adicción a los opioides, la ibogaína a menudo ofrece una desintoxicación sin síntomas de abstinencia, un logro notable considerando que los opioides se encuentran entre las drogas más difíciles de dejar.

TRASTORNOS ALIMENTICIOS

Aunque no se menciona con tanta frecuencia, también es significativo que los trastornos alimentarios son un tipo de adicción mental que la ibogaína puede abordar. Aquellos que han luchado con estos problemas durante años o incluso décadas pueden encontrar un camino hacia la salud y la recuperación a través de la ibogaína, restaurando un cuerpo saludable y desarrollando hábitos alimenticios correctos.

Ibogaine.svg.png

IBOGAÍNA

La ibogaína es un extracto natural derivado del arbusto de Iboga, autóctono del África centro-occidental. Renombrada entre los usuarios experimentados de psicodélicos, es considerada el enteógeno más potente a nivel mundial. Originalmente empleada por la tribu Bwiti en África para la iniciación a la adultez hace miles de años, la ibogaína puede ahora ser utilizada para avanzar en el estado de ser de una persona.

¿CÓMO FUNCIONA?

La ibogaína produce un fenómeno similar a un sueño. (Sueño lucido) Las personas que la toman a menudo describen la experiencia como un carrusel de diapositivas de sus vidas, viendo eventos desde una perspectiva de tercera persona y reevaluando esos recuerdos de una manera diferente.

Este aspecto único de la ibogaína ofrece un vistazo a lo sagrado, permitiendo claridad en un ámbito de exploración y autorreflexión. Interrumpe momentáneamente el ciclo habitual de pensamiento, permitiendo realizar un extenso trabajo interno en un período notablemente breve.

Además, se sabe que la ibogaína posee cualidades terapéuticas y se ha empleado para ayudar a las personas a superar la adicción, la depresión, ansiedad, duelo, desordenes alimenticios, y otros problemas de salud mental. En varios casos, la ibogaína ha ayudado a las personas a vencer batallas personales y descubrir un sentido más profundo de tranquilidad y propósito en sus vidas.

La ibogaína posee una cualidad milagrosa para propósitos psicoespirituales, transformando muchas vidas de manera profunda. No es necesario tener un problema para explorar tu conciencia y profundizar tu crecimiento interior.

 

Aunque la mayoría de los testimonios son de personas que se curan de adicciones, esto se debe principalmente a que aquellos que buscan la ibogaína para el tratamiento de adicciones a menudo enfrentan una decisión de vida o muerte, eligiendo entre la devastación de la adicción o la salvación a través de la ibogaína. Por lo tanto, estos testimonios son más prevalentes. Sin embargo, las profundas percepciones y la trascendencia que la ibogaína ofrece a los buscadores internos son igualmente extraordinarias, aunque a menudo se comparten menos con el mundo. La profundidad de la transformación y la comprensión que aporta no tiene comparación.

No obstante, los beneficios espirituales varían según factores como el individuo, la dosis, el entorno y el estado mental. Es crucial abordar el uso de la ibogaína con respeto y apreciación, reconociéndola como una sustancia poderosa capaz de ejercer una influencia sustancial en la vida de uno.

Las personas que han experimentado sesiones con ibogaína comúnmente la describen como la experiencia más intensa de sus vidas, pero notablemente suave. A diferencia del LSD y otros sintéticos, la ibogaína no abruma a los usuarios, y no se reportan ataques de pánico ni brotes psicóticos durante la terapia. Hasta la fecha, nadie ha reportado daños por una sesión de ibogaína; el resultado más adverso es pasar la sesión resistiendo pensamientos y esperando que la sustancia salga del cuerpo.

INTEGRACIÓN

Sin embargo, no es una solución mágica. El factor clave es la intención del individuo. Si el deseo es la libertad del sufrimiento, la ibogaína puede ser beneficiosa. Sin embargo, si persiste el apego al dolor, la ibogaína puede ofrecer solo un alivio temporal.

A menudo, el abuso de sustancias, los problemas mentales o incluso físicos tienen raíces espirituales o emocionales, y la terapia con ibogaína facilita el cierre, la aceptación, el alivio y el crecimiento espiritual. Como un programa de tratamiento antiadicción altamente efectivo, la ibogaína aborda todo el espectro de la enfermedad. Utilizada correctamente, promueve un crecimiento espiritual radical, resolviendo problemas sociales, emocionales y ciertos problemas patológicos. Fundamental para un restablecimiento exitoso de la vida es la disposición a hacer el trabajo posterior, integrando la experiencia a través de acciones intencionales que configuran un proyecto de vida, planes de acción y estrategias que cambian la forma en que vivimos y nos relacionamos con nosotros mismos, con los demás y con la vida en general.

EL PROBLEMA REAL ES LA MENTE

Es importante mencionar que la adicción no se trata solo de dejar las sustancias. Así como las personas se apegan a las sustancias, también se aferran a ideas, recuerdos, duelos, rutinas, hábitos y emociones, lo que puede llevar a formas insatisfactorias de vivir. Los bloqueos provienen de las formas equivocadas en que la mente interactúa con la vida. La ibogaína permite romper estas prisiones mentales, permitiendo a las personas disfrutar de la vida nuevamente.

RESTABLECER LAS VÍAS NEURONALES

Debido a su capacidad distintiva para restablecer las vías neuronales dañadas por la adicción y su capacidad para inducir al cerebro a devolver la producción de dopamina y serotonina a los niveles previos a la adicción, la ibogaína resulta altamente efectiva en el tratamiento de la adicción a las drogas y al alcohol. En el contexto de la adicción a los opioides, la ibogaína a menudo ofrece una desintoxicación sin síntomas de abstinencia, un logro notable considerando que los opioides se encuentran entre las drogas más difíciles de dejar.

TRASTORNOS ALIMENTICIOS

Aunque no se menciona con tanta frecuencia, también es significativo que los trastornos alimentarios son un tipo de adicción mental que la ibogaína puede abordar. Aquellos que han luchado con estos problemas durante años o incluso décadas pueden encontrar un camino hacia la salud y la recuperación a través de la ibogaína, restaurando un cuerpo saludable y desarrollando hábitos alimenticios correctos.

¿PARA QUÉ PUEDE AYUDAR?


Se ha comparado una sola sesión de tratamiento con ibogaína con "10 años de psicoanálisis en una sola noche". Más allá de la adicción, la ibogaína ha demostrado eficacia para abordar diversos desafíos de salud mental, que incluyen:

  • PTSD, PTSD complejo

  • Procesando el trauma infantil

  • Lidiar con la pérdida y el duelo

  • Facilitando el perdón y la paz

  • Explorar recuerdos y experiencias no procesados o reprimidos.

  • Enfrentando miedos y fobias

  • Llevar el subconsciente al consciente

  • Adquirir perspectiva sobre los programas y patrones de pensamiento más profundos de uno.

  • Trascender a estados superiores de conciencia y lucidez

ibogaine-treatment-for-parkinsons-disease-1_edited.jpg

De hecho, las formas de depresión, ansiedad y trauma son aspectos de la experiencia humana que pueden afectar la vida de las personas en diversos puntos.

Además, la ibogaína se emplea en el tratamiento de una amplia gama de afecciones como depresión, ansiedad, TDAH, demencia, Alzheimer, trastornos alimentarios y muchos otros trastornos mentales, emocionales, espirituales y físicos.

 

La ibogaína no sólo ayuda a abordar la causa raíz del trastorno, sino que también limpia la mente de programación negativa no deseada y limitante, devolviendo a las personas la claridad de su estado previo al trauma o a la adicción.

 

Muchos describen la experiencia como un "reinicio" integral de mente, cuerpo y espíritu.

bottom of page